Martes 20 Noviembre 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

Principales índices bursátiles

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Vamos a repasar los índices bursátiles más importantes que hay en el mundo. Sobre ellos se cotizan instrumentos derivados, algunos con un volumen de negociación muy elevado. Muchos fondos de inversión los replican construyendo carteras con valores que contienen integrados en la misma proporción.

Los principales índices bursátiles son uno de los instrumentos que nos informan sobre el estado de la economía mundial. La Bolsa es un termómetro (entre otros) de la economía del país y a su vez un índice bursátil nos da información de la tendencia del mercado.Teniendo en cuenta los principales índices bursátiles que existen en el mundo nos podremos hacer una idea de cómo está la situación económica mundial. Es un indicador económico más.

 

 

Además de esto también nos servirán como instrumento de referencia a la hora de invertir dinero en algún mercado extranjero, para diversificar geográficamente nuestras inversiones.

José Miguel Bastida

¿Cuáles son las ventajas de invertir en índices bursátiles?

Básicamente existen dos enfoques para establecer un proceso de análisis de los activos financieros: El "Top-down" y el "Botton-up". (En realidad, no son patrimonio únicamente del análisis de activos financieros, se trata de dos estrategias de procesamiento de información. Por lo tanto pueden aplicarse a otros campos).

El modelo Top-down es el utilizado en la construcción de carteras. Para ello se parte de lo más general, cómo podría ser el estado de la situación geopolítica y la economía mundial, para determinar qué países son los que mejores perspectivas de inversión ofrecen.

Una vez decididas las regiones geográficas, bajamos peldaños de la escalera y establecemos qué sectores de la economía son los más favorables. De este modo seguimos bajando y delimitando las opciones hasta llegar al estudio pormenorizado de los activos financieros individuales. Este método parte de las generalidades y conforme se avanza vamos concretando hasta dar con los activos más interesantes para seleccionar en nuestra cartera.

Por el contrario, el modelo Bottom-up realiza el proceso inverso. Se parte de un activo específico con fines de, si nos parece interesante, vamos analizando las variables externas pero influyentes. Tales como el sector industrial, el mercado en general, los tipos de interés, la inflación y las demás cuestiones macroeconómicas.

Al instrumentar nuestra inversión en índices bursátiles no será necesario el estudiar los activos pormenorizados, tan siquiera los sectores industriales, puesto que estamos invirtiendo en un mercado en general. Únicamente con determinar la fase dentro del ciclo económico y de mercado (en base a un estudio de la coyuntura económica) en el cual nos encontramos estaremos en disposición de decidir si es interesante nuestra inversión o no.

Esto se debe a que al invertir en índices estamos invirtiendo en una cesta de las acciones más representativas de una Bolsa de Valores concreta, que pertenece a un área geográfica concreta y que se ve afectada por unas variables económicas concreta. Nuestra inversión confía en ese mercado, no se trata de batirlo, sino de fluir con él. No es necesario estudiar aspectos tales como la situación financiera de compañías concretas, su posición en el mercado, sus perspectivas de crecimiento y todos los demás factores que conforman el análisis fundamental de valores.

Con lo cual, como primer punto positivo a lo expuesto en el párrafo anterior, la inversión en índices bursátiles es más rentable en términos de tiempo y esfuerzo empleado en el análisis. Pero esto no es todo, además, nuestra inversión está automáticamente diversificada entre las diferentes empresas más líquidas y de mayor capitalización bursátil de la zona.

Es mucho más sencillo realizar un seguimiento del mercado en general a través de su índice que al tomar cada una de las acciones que componen una cartera de inversión. Teniendo una referencia de la perspectiva general acerca de los acontecimientos que afectan a un mercado nos es más que suficiente.

En la actualidad existen modelos de gestión de cartera basadas en esta filosofía. Se trata de la denominada gestión pasiva, la cual tiene como fundamento el replicar el comportamiento de un mercado (representado a través de su índice). Esperando buenas perspectivas para el mercado y la economía en general, no tiene cabida el proceso de selección de activos para intentar batir al mercado. Productos tales como los fondos indexados realizan este modelo de gestión pasiva.

Otra de las ventajas de invertir en índices bursátiles (ventaja característica de una gestión pasiva de la cartera) es el ahorro en gastos de rotación y ajustes de cartera. Si la inversión la tenemos ejecutada a través de fondos de inversión, todo este ahorro se refleja en la comisión de gestión que nos cargará el propio fondo.

La política de gestión pasiva de carteras tiene como ideología principal la imposibilidad (o por lo menos la dificultad) de batir a un mercado de forma consistente. Parte de la hipótesis de que el mercado es lo suficientemente eficiente como para poder obtener mejores rendimientos que construyendo una cartera (con una gestión activa) de un modo recurrente. Como todas las hipótesis, tiene sus defensores y sus detractores. Sin embargo, lo que no tiene cabida es la duda acerca de la sencillez y los menores costes de la gestión pasiva. La rentabilidad extra obtenida por otros estilos de gestión queda en segundo plano.

Claro está que al ser un índice bursátil una media (ponderada o no) de los principales valores que componen un mercado (una Bolsa de Valores) es lógico pensar que las rentabilidades se suavizan y se compensan. En realidad una cartera bien escogida puede suponer una mayor rentabilidad, si eliminamos de la ecuación aquellos valores que sirven de lastre al índice. Pero para que esto sea posible el gestor deberá demostrar su valía. No es fácil escoger activos, formar una cartera y superar la rentabilidad del mercado año tras año.

Esta reflexión nos lleva a una de las ventajas más de la inversión en índices bursátiles: Si la rentabilidad se suaviza por el efecto de la tomar la media de los precios de una pluralidad de activos, el riesgo, por consiguiente también.

Este es uno de los principios de la diversficación, el componer una cartera con fines de mitigar el impacto del riesgo específico de cada uno de los activos individuales. Al operar a través de índices la volatilidad se reduce y por consiguiente también el riesgo. Es una forma de protegernos contra alguna caída brusca y violenta de algún valor individual. Tan sólo tendremos el riesgo de que esto suceda cuando se produzca una caída generalizada del mercado, por alguna causa económica, política, ect. Esto es lo que se conoce como el riesgo sistemático.

En resumen, al invertir en índices reducimos el riesgo específico de los activos y reducimos la volatilidad a la que estamos expuestos. Sin embargo, no podemos reducir y ni mucho menos eliminar el riesgo sistemático (la incertidumbre del mercado en su totalidad), este riesgo se caracteriza por no ser diversificable. 

Tipos de índices bursátiles

Antes de pasar directamente a ver los principales índices bursátiles existentes en el panorama mundial, debemos explicar que existen varias clases de los mismos.

En principio, cuando hablamos de índices bursátiles nos estamos refiriendo a aquellos que están compuestos por acciones de empresas, por lo tanto son índices de renta variable. Exponemos esta cuestión debido a que también existen índices para los activos de renta fija; así como existen índices de materias primas. Sin embargo, estos últimos quedan fuera del alcance de este artículo.

A su vez, dentro del universo de índices de renta variable, podemos hacer una distinción de ellos por su área geográfica (y consecuentemente económica). De este modo, existen índices nacionales, internacionales y globales (aquellos que están compuestos por activos de todo el planeta y son utilizados como barómetro de la situación económica mundial). En este texto hacemos referencia a aquellos representativos de una determinada región económica, es decir, índices bursátiles nacionales (excepto en algún caso aislado, como por ejemplo el Eurostoxx 50).

Podríamos considerar el índice Dax 30 internacional, puesto que marca tendencia en los mercados europeos. Por las mismas razones, se podría pensar que el Standard and Poor's 500 tiene una repercusión global, al igual que el VIX (el cual veremos con mayor detalle). No obstante, estos índices son estrictamente nacionales. La incidencia que tienen a nivel internacional es simplemente por motivos de correlación, pero en ningún caso están compuestos por activos financieros de otra área geográfica distinta a su país.

Por otro lado, los índices que se muestran a continuación son los más representativos, no significa que sean los únicos utilizados en sus respectivos mercados o países. En la actualidad, existen un gran número de índices sectoriales y aquellos que toman acciones de empresas con una menor capitalización bursátil.

Por ejemplo, sin irnos más lejos de nuestro mercado nacional (el mercado continuo español), tenemos al Ibex 35 como índice intersectorial utilizado como el más representativo para medir el funcionamiento general del mercado de valores en España. Sin embargo, existe el Ibex Medium Cap y el Ibex Small Cap. Estos dos últimos índices también son intersectoriales, sin embargo la diferencia se halla en que toman empresas de pequeña y mediana capitalización bursátil.

En resumen, los índices bursátiles pueden tener diversas clasificaciones y diferentes utilidades, dependiendo de qué clase de activos y qué país representen. En estos párrafos exponemos a los índices bursátiles nacionales y que miden el mercado en general, no un sector económico o una fracción del mercado bursátil.

Sin más, pasamos a ver los diferentes índices bursátiles.

Índices bursátiles de América

Dow Jones Industrial Average (DJIA 30)

Es el índice más antiguo que existe, también es uno de los más célebres. Cuando se habla de la economía de Estados Unidos no se puede pasar por alto este barómetro y su fama atraviesa fronteras. De tal modo que en todos los medios de comunicación financieros aparece su evolución.

Sin embargo, su cálculo, en el que no se utiliza ningún tipo de ponderación y su número limitado de empresas (30), no lo convierten en el índice más representativo de la economía en general. Recordemos que en este índice tan sólo cotizan treinta empresas de tipo industrial, aunque de diversos sectores.

El mítico Dow Jones Industrial Average

NASDAQ COMPOSITE Y NASDAQ 100

El NASDAQ fue el primer mercado del mundo en funcionar de forma electrónica en su totalidad. Es un mercado que surgió como consecuencia de empresas jóvenes que no cumplían los requisitos para ser admitidas a en el NYSE, muchas de ellas de tipo tecnológico. Por consiguiente se ha convertido en el mercado representativo del sector tecnológico, y no sólo de Estados Unidos, sino mundial. Su nombre proviene de las siglas National Association Securities Dealers Automated Quotation.

El NASDAQ COMPOSITE agrupa todos los valores que cotizan en el mercado NASDAQ (más de 5.000 empresas) no tienen el porqué ser empresas de Estados Unidos. El NASDAQ 100 es el índice de las 100 empresas con mayor capitalización bursátil del mercado NASDAQ y es más conocido.

El índice NYSE (New York Stock Exchange)

El Dow Jones 30 es el índice de industriales. Sin embargo las empresas que componen este índice pueden cotizar en cualquiera de los dos mercados vistos (NYSE y NASDAQ).

Por el contrario el índice NYSE tan sólo comprende a las empresas que cotizan en el New York Stock Exchange. Suelen ser unos 3.000 valores.

Standard & Poors 500

Este es el índice que mejor mide la economía estadounidense. Elaborado por la empresa de servicios financieros que le da nombre, este índice toma las 500 acciones con más capitalizadas de Estados Unidos.

Es muy diversificado y dinámico (salen y entran muchas empresas en este índice cada mes). Es el más utilizado como referencia (benchmark) por los inversores y gestores de fondos.

En esta ocasión, la empresa Standard and Poor's es la encargada de su elaboración. Una gran cantidad de decisiones de cartera y de gestión de fondos de inversión se basan en la evolución de este índice. Teniendo una gran repercusión a nivel mundial.

 Cotización del Standard & Poor's 500

Índice Standard and Poor's 500 (Fuente: prorealtime.com)

Mención especial para un índice especial: El VIX

El VIX también es llamado el índice del miedo. Este índice fue creado por la Chicago Board Options (CBOE) en 1993 y se encarga de medir, no un mercado, sino la volatilidad existente en el mismo. En concreto la volatilidad del Standard and Poor's 500. Por lo tato, cómo se puede deducir, el VIX tiene una estrecha correlación con este índice.

VIX es el acrónimo de Volatility Index (Chicago Board Options Volatility Index es su nombre exacto). Como se ha comentado anteriormente, el Standard and Poor's 500 tiene una importancia capital para el funcionamiento de las bolsas del resto del mundo (contagiando a las demás bolsas si hay caídas bruscas o buenas noticias). Su volatilidad, por consiguiente, es un elemento a tener presente para poder determinar el sentimiento de los inversores (tanto del mercado americano como de las bolsas mundiales por extensión).

Para medir la volatilidad del Standard and Poor's 500, se parte de las opciones sobre los valores que se negocian en la Bolsa de Chicago (CBOE). Las primas que se pagan por las opciones son lo que fluctúa en el mercado de opciones. El precio de dichas primas dependen de unos cuantos factores, tales como los tipos de interés, el tiempo que falta hasta su vencimiento, el precio del activo subyacente, el precio de strike (o ejercicio de la opción), etc... Sin olvidarnos de uno de los más importantes, la volatilidad del activo.

Por lo tanto, lo único que se deberá hacer es tomar el precio de la prima que se paga por las opciones y aislar el factor de volatilidad. Eliminando todas las demás variables. De este modo, tenemos el sentimiento que tiene el mercado (considerado como un todo, un conjunto de inversores) en cuanto a la volatilidad que tendrá un determinado activo. Si este resultado lo ponderamos con otros obtenidos de los activos que componen el índice Standard and Poor's 500, tenemos el índice de volatilidad sobre el mismo. Esto es precisamente el VIX.

Pero, ¿por qué se le llama el índice del miedo? Normalmente, cuando la bolsa está tranquila es debido a que existe seguridad y confianza. Si hay algo que a los inversores no les gusta es la inseguridad. Según se reza el dicho "el dinero es el elemento más cobarde que existe". Si bien, sí que es cierto que ante las malas noticias, todos los inversores salen en estampida, provocando una oleada de ventas y generando una gran volatilidad. Los pánicos bursátiles hacen que el VIX rebote al alza violentamente.

Así es, las caídas, como norma general se suceden con un gran aumento de la volatilidad. Por el contrario, las subidas suelen ser calmadas y estables (salvo alguna jornada aislada que hayan compras extraordinarias por motivo de alguna noticia). Haciendo bajar al VIX.

El VIX se mueve en función de la volatilidad. Si la volatilidad baja, el VIX baja; si la volatilidad sube, el VIX sube. Lo curioso es que el comportamiento de VIX suele ser como un electrocardiograma, con subidas bruscas seguidas de bajadas igual de bruscas. Esto se debe a que la volatilidad estalla de golpe, normalmente durante las caídas de los mercados. Sin embargo, después de la tormenta viene la calma.

Índice VIX

Índice VIX (Fuente: investing.com) 

La correlación existente entre el VIX y el Standard and Poor's suele ser inversa. Cuando el S&P 500 cae, lo normal es que la volatilidad aumente y aumente el VIX. Por el contrario, cuando el VIX está en mínimos (por debajo de 20) se supone que todo está en calma, hay buenas noticias en la economía y las bolsas suben a su ritmo normal.

Un aspecto interesante sobre el VIX es que cuando alcanza niveles muy bajos es señal de que posiblemente estalle la volatilidad de un momento a otro. Los mercados funcionan como una especie de ciclo volatilidad - calma - volatilidad, etc.

En cualquier caso, el VIX tampoco nos indica exactamente cuándo van a caer las bolsas, simplemente es una señal del sentimiento del mercado. Merece la pena prestarle atención.

Índices bursátiles de Europa

DAX 30

También llamado DAX XETRA. Está compuesto por las 30 acciones de mayor capitalización de la Bolsa de Fráncfort (la bolsa más líquida de toda Alemania). Es un índice muy famoso que sirve de subyacente para uno de los futuros más negociados en los mercados mundiales.

Este índice es el que marca la tendencia europea, debido a que se trata del principal mercado bursátil del viejo continente. Es uno de los índices con mayor volumen de actividad del mundo. Su relación con el Eurostoxx 50 (selectivo bursátil de la zona euro) es muy estrecha.

Una cosa curiosa del DAX es que es el único índice conocido que tiene en cuenta los dividendos pagados por las empresas para su cálculo (Véase: El DAX y los dividendos).

FTSE 100

Financial Times Stock Exchange (FTSE) es el nombre de la Bolsa de Londres. Y es que el famoso periódico financiero es copropietario de este mercado, que administra y a su vez elabora el índice.

El índice FTSE 100 (pronunciado “footsie”) agrupa a las 100 empresas más importantes de la Bolsa de Londres por capitalización bursátil.

Cotización FTSE 100

Índice FTSE 100 (Fuente: prorealtime.com)

CAC 40

Es el índice formado por las 40 empresas más importantes de la Bolsa de París. Es el más importante del mercado bursátil francés. París es una de las bolsas europeas más importantes. Sin olvidarnos nunca que en Europa el ritmo lo marca Fráncfort y el DAX 30.

MIB 40

En realidad es FTSE MIB. Es el índice de la Bolsa de Milán, la más importante en Italia. El hecho que se llame también FTSE es que el Financial Times Stock Exchange también gestiona este mercado. Está compuesto por las 40 empresas más importantes.

IBEX 35

El índice que agrupa las 35 empresas más líquidas y más capitalizadas del mercado continuo español. Dado que este índice es el que representa el mercado bursátil en España, le hemos dedicado un post exclusivamente para él. En el siguiente enlace puedes ver más información sobre el Ibex 35:

Por hacer un resumen breve, en España existen cuatro plazas bursátiles (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia). Sin embargo, las empresa pueden optar por cotizar en todas ellas conjuntamente a través del Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE). El SIBE es una plataforma de negociación electrónica multilateral, ofreciendo a tiempo real la actividad de cada una de las acciones.

El mercado continuo no es más que la posibilidad de cotizar en las cuatro bolsas españolas conjuntamente (no de forma independiente en cada una) a través del SIBE.

Así pues, una empresa que decida cotizar en Bolsa en España tiene varias opciones:

  • Cotizar en una de las bolsas existentes aisladamente.
  • Cotizar en dos bolsas de forma independiente.
  • Cotizar a través del SIBE, formando parte del mercado continuo. Lo que supone cotizar en las cuatro plazas de forma simultánea.

En definitiva, el Ibex 35 es la selección de las 35 empresas más líquidas y con mayor capitalización bursátil del mercado continuo. El acrónimo Ibex se obtiene de la denominación "Iberian Index".

PSI 20

Es el índice que agrupa las 20 acciones con mayor capitalización de la Bolsa de Lisboa.

AEX 25

Este índice incluye las 25 empresas más capitalizadas de la Bolsa de Ámsterdam.

EUROSTOXX 50

Este es uno de los índices más utilizados en la prensa financiera, gestores de fondos e inversores junto con el Dow Jones y el S&P 500. Está formado por los 50 valores más capitalizados de toda la Zona Euro.

Este es un ejemplo claro de un índice internacional; dado que está compuesto por activos financieros (acciones de empresas) de distintos países que conforman una zona económica que va más allá de la soberanía de un país concreto. Es una comunidad de carácter supranacional y el índice representa el mercado común de esta región.

Índices bursátiles en Asia

NIKKEI 225

Otro ejemplo de un índice que no se calcula en función de la capitalización bursátil de las empresas que lo componen, sino por su liquidez. Es una media simple, al igual que el Dow Jones 30.

Está compuesto por las 225 acciones más importantes de la Bolsa de Tokio y su nombre se debe a la principal empresa del país en información económica. Su creador fue Nihon Keizai Shinbun.

Índices bursátiles mundiales

Nota: La Bolsa de Tokio (Tokio Stock Exchange) calcula el Índice TOPIX, está a la par en cuanto a representatividad del mercado de valores más importante de Japón. El Nikkei es un índice elaborado por una empresa especializada en información financiera con el mismo nombre (el Grupo Nikkei). No es el único caso en el que una empresa de servicios informativos relacionados con el mundo financiero se hace cargo de la gestión de algún servicio bursátil. El ejemplo claro lo tenemos en los índices FTSE (o Footsie). FTSE gestiona varios mercados y elabora varios índices en la actualidad. El ejemplo más claro es el FTSE 100 londinense y el MIB 40; índice de la Bolsa de Milán.

HANG SENG

Es el principal índice de la Bolsa de Hong Kong. Está compuesto por las 33 empresas con mayor capitalización que cotizan en este mercado.

SHANGHAI COMPOSITE

La Shanghai Stock Exchange (SSE) es la Bolsa más importante de China. Este índice está compuesto por las acciones que cotizan en ella. También tenemos el SSE 50, formado por los 50 valores de este mercado más representativos.

FTSE CHINA A 50

Este índice que toma las principales acciones (50 para ser precisos) tanto de la Bolsa de Valores de Shangái como de la Bolsa de Valores de Shenzen (otra de los mercados chinos). Tal y como hemos expuesto en la nota anterior, es el grupo FTSE el encargado de su cálculo, mantenimiento y publicación.

S & P ASX 200

Saliendo de la zona de China y Japón para adentrarnos en la zona del Pacífico. El índice Standard & Poor's (es esta empresa la encargada de la gestión del índice, por este motivo adopta su nombre) ASX 200 es el principal selectivo de Australia. La Bolsa de Australia, el ASX (Australian Securities Exchange o Mercado de Valores Australiano en español) fue creada a través de una fusión de las dos bolsas principales del país. Por una parte existía la Bolsa de Valores Australiana y, por otra parte, la Bolsa de Valores de Sidney. La unión de ambas dio lugar al ASX y el índice que representa este mercado toma los 200 principales valores.

Cómo invertir en índices bursátiles

La forma más fácil de realizar una inversión en índices es a través de fondos de inversión que repliquen su comportamiento. A su vez, existen fondos que en lugar de crear una cartera de acciones en la misma proporción para emular el índice, realizan la inversión a través de instrumentos derivados. Ambos métodos son válidos, siempre y cuando se tenga presente que los productos derivados (tales como los futuros sobre índices) presentan más riesgo que la compra de acciones al contado.

Si se pretende realizar inversiones directas en índices bursátiles debemos tener presente que la composición de la cartera debe estar ponderada en la misma proporción utilizada para el cálculo del índice. Esta ponderación es susceptible de cambios.

Los índices (excepto aquellos que simplemente son calculados mediante una media aritmética simple, como el Dow Jones y el Nikkei) varían en función de la capitalización bursátil y/o la liquidez de los activos que los integran. Por consiguiente, deberíamos realizar una revisión periódica (los propios índices también se revisan periódicamente, ajustando su composición y variando alguno de sus activos en caso necesario).

Por otra parte, es posible recurrir directamente a los productos derivados, tales como los futuros, las opciones o el trading a través de CFDs. Estos productos se caracterizan por utilizar apalancamiento, lo cual aumenta el riesgo de nuestra inversión. En estos casos deberemos tener una estrategia clara y tomar las medidas oportunas para acotar el riesgo mediante la utilización de órdenes Stop Loss.

En síntesis, las tres formas principales para invertir en índices son:

  • A través de derivados financieros (futuros, opciones, CFDs)
  • Creando una cartera con los mismos activos y en la misma proporción (necesidad de revisiones y ajustes periódicos)
  • A través de un fondo de inversión indexado

También te puede interesar:

 José Miguel Bastida

 

Aviso

Los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74-89% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero al negociar CFDs. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse el lujo de arriesgarse a perder su dinero