Viernes 21 Septiembre 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

¿Qué es liquidez en finanzas?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El término “liquidez” se utiliza para describir una de las características más importantes de los activos financieros. Siempre se debe valorar una inversión ponderando su rentabilidad, su riesgo y su liquidez.

Podemos definir liquidez como la facilidad de transformación de un activo en dinero, o la facilidad para encontrar un comprador. En los mercados existen unos activos más líquidos que otros y por ello algunos ofrecen más rentabilidad que otros para compensar la falta de liquidez. Así como existe un riesgo de que no se pueda transforma el activo en dinero mediante su venta por no encontrar comprador y se deba bajar el precio. A este riesgo se le conoce como “riesgo de liquidez”.

 

 

Liquidez, rentabilidad y riesgo son las tres características básicas de los activos financieros. Las cuales deben tener presentes los inversores a la hora de decidir.

La rentabilidad para las acciones se vio en este post: ¿Qué derechos tienen las acciones? ¿Por qué interesa ser accionista?. En cuanto al riesgo, también lo vimos en esta pequeña introducción: Los riesgos de invertir en la Bolsa.

 ¿Qué es la liquidez?

Definición de liquidez

La liquidez es la facilidad para transformar un activo en dinero; dicho de otro modo, deshacer la inversión. Un activo financiero será más líquido cuanto mayor sea su facilidad para comprarlo o venderlo. Por supuesto será más líquido si cuenta con un mercado organizado. Por ello se dice que “la Bolsa ofrece liquidez a la economía” (véase: La bolsa, su historia y su funcionamiento).

Por ejemplo un depósito bancario es un activo financiero ilíquido. No podemos deshacer la inversión y retirar el dinero antes del plazo estipulado, sin sufrir una penalización por incumplimiento del contrato.

En contraposición, las acciones son uno de los instrumentos financieros más líquidos que existen. Se pueden comprar y vender casi instantáneamente, gracias a que existe un mercado secundario oficial con un alto volumen de contratación. Haciendo posible que haya contrapartida para el precio al cual queremos comprar o vender la acción; o un precio similar.

El activo con mayor liquidez que hay es el dinero. Sin embargo, el dinero no produce intereses, ni dividendos, ni ningún tipo de rentabilidad si no lo ponemos a trabajar; aunque sí pierde valor debido a la inflación.

La liquidez es dinero

La única forma de hacer crecer el dinero y superar la inflación es invirtiendo, para invertir hay que intercambiarlo por un activo financiero, para después desinvertir con una rentabilidad.

En este punto volvemos a lo mismo, cuanto más líquido sea el activo que se compre, más fácilmente se transformará en dinero.

Cómo se mide la liquidez

Existen dos métodos para valorar la liquidez. Uno de ellos es el Volumen de contratación que ya tratamos en el siguiente artículo: Suspensión y exclusión de acciones a cotización - Introducción al concepto de volumen

El segundo es calcular el índice de frecuencia de contratación (IF). Este indicador nos muestra, en porcentaje, la relación que entre el número de sesiones de mercado en que se ha contratado un activo determinado y el número de sesiones de mercado totales celebradas hasta este momento.

IF = NA/NB *100

  • IF: Índice de frecuencia
  • NA: número de sesiones bursátiles en las cuales ese activo fue contratado.
  • NB: Número de sesiones bursátiles totales en un período de tiempo.

Por ejemplo una acción ha tenido compras y ventas en tan sólo 50 días del último trimestre. Ese trimestre en concreto comprende unas 66 sesiones bursátiles (66 días hábiles). El índice de frecuencia de contratación para esa acción es de un 75,56% (50/66*100).

Es una gran herramienta, junto con la ya vista para calcular volumen, de cara a determinar si un activo tiene una baja liquidez y, por consiguiente, presenta riesgo de liquidez; como veremos a continuación.

Liquidez y rentabilidad

Dentro de los activos hay unos más líquidos que otros. Al igual ocurre dentro de las mismas acciones. No tienen la misma liquidez las acciones del Banco Santander que las de una compañía pequeña que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (El Mercado Alternativo Bursátil (MAB)).

Los inversores siempre tratan de buscar rentabilidad en sus inversiones, para ello renuncian a la liquidez del dinero, es decir apremian la liquidez en pro de la rentabilidad. Pero deben buscar un equilibrio entre ambas. Así pues, se interpreta que: A igual rentabilidad primará el activo más líquido.

Por este motivo cuando un activo es menos líquido a su vez suele ofrecer más rentabilidad. Imaginemos una inversión a 3 años y otra a 5 años, ambas en Bonos del Estado. Cómo es lógico, los Bonos a 5 años (que tienen menor liquidez porque el plazo de la inversión es mayor) deben ofrecer una mayor rentabilidad (en intereses). Porque si no los inversores preferirían los Bonos a 3 años. 

Existen un tipo de activos llamados “activos líquidos”, que pueden pasar muy fácilmente a dinero. Por ejemplo imaginemos una cuenta corriente remunerada. En estos casos podemos obtener rentabilidad y a su vez disponer de todo el dinero de forma inmediata. Sin embargo este tipo de activos ofrecen una rentabilidad tan baja que no suele superar la inflación.

Lo que es cierto es que normalmente se premia la menor liquidez con mayor rentabilidad y que un inversor debe jugar con un equilibrio entre ambos conceptos. Porque la falta de liquidez tiene sus riesgos.

Riesgo, rentabilidad y liquidez

La liquidez y el riesgo

La liquidez también da forma a un tipo de riesgo. Se habla del “riesgo de liquidez” de un activo financiero y es uno de los mayores a los que se puede enfrentar un inversor.

Más que riesgo de liquidez, se debería denominar “riesgo de iliquidez”. Esto se debe a que lo que define este riesgo es que a la hora de vender el activo no encontremos contrapartida y nos veamos obligados a hacerlo a un precio mucho más bajo.

Al tratar con activos muy líquidos (como las acciones), cuando nos referimos al riesgo de liquidez en realidad estamos haciendo referencia a poder vender sin tener que bajar mucho el precio para encontrar un vendedor.

La liquidez, la rentabilidad y el riesgo están íntimamente relacionados. Siempre debemos mirarlos de cerca para tomar decisiones de inversión.

José Miguel Bastida