Lunes 22 Julio 2019

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

¿Qué es un CDS?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En el artículo de hoy vamos a tratar un activo financiero que se puso de moda en plena crisis global: el Credit Default Swap (CDS). Este activo financiero en realidad tiene un propósito de cobertura de riesgo. Sin embargo, se le asigna también un uso especulativo. Vamos a tratar qué es un CDS.

¿Qué es un CDS?

El término CDS son las siglas de Credit Default Swap; en español se traduce como una Permuta financiera o Swap sobre incumplimiento crediticio. Se trata simplemente de un contrato de seguro contra el impago de bonos de un emisor, principalmente un Estado (deuda soberana). Es un seguro (con ciertos matices), pero sobre un derecho (un bien no físico).

 

 

En este contrato, el comprador paga una serie de primas periódicas y el vendedor se compromete a cubrir el riesgo de impago (Default). De modo que el comprador tiene esa inversión de deuda asegurada.

Si, por ejemplo, pensamos que Grecia puede ir hacia la bancarrota, lo más lógico es que la deuda soberana griega ofrezca muy buenos rendimientos, puesto que el riesgo de que no nos paguen los intereses, nos devuelvan el capital e incluso ambas cosas también es muy elevado. No obstante, podemos comprar un CDS sobre deuda soberana griega para cubrir este alto riesgo de impago. Si bien es cierto que las primas de este CDS serán muy altas puesto que el riesgo asumido por el vendedor así lo exige.

Los Cedit Default Swap se compran y se venden en un mercado. Cuando la situación de solvencia de un emisor mejora, las primas bajan. Sucede lo contrario cuando la situación macroeconómica mejora o la propia solvencia del emisor mejora. Por lo que si se compra un CDS a un determinado precio, puede venderse a uno superior o inferior. De esta forma es posible especular sobre la situación crediticia de un determinado país, empresa o entidad.

Qué es un CDS

¿Para qué sirven un CDS?

Ninguna empresa puede tener una calificación crediticia superior al país en el cual tenga su sede. El coste de financiación del país, lo que llamamos deuda soberana marca la base de costes de financiación de las entidades que se encuentran en él. En otras palabras, si Iberdrola pretende emitir bonos a 10 años, deben ser a un interés superior que los bonos del Tesoro español a 10 años. Esto se debe a que siempre el Tesoro español tendrá mejor calificación de solvencia que Iberdrola. De hecho, la solvencia de Iberdrola se mide sobre la base de la calificación que tenga el Estado español.

Esto nos lleva a deducir que cuanto peor le vayan las cosas al Estado español, a Iberdrola le afectará. Si sube la prima de riesgo (diferencial de tipos de interés pagados por el bono español a 10 años con el pagado por el bono alemán al mismo período), las empresas se resienten. Estas deben endeudarse con mayor coste de intereses y sus acciones se resienten en los mercados.

 

Para qué sirve un CDS

Si un inversor tiene intereses económicos en Iberdrola porque realmente funciona bien como entidad, más allá del ruido macroeconómico, pero desea eliminar el riesgo que pesa sobre el Estado español en sí mismo, comprará un CDS sobre deuda española (en la proporción adecuada) para cubrir el riesgo de fondo. Lo que pierda en Iberdrola como consecuencia del factor país lo ganará en CDS y viceversa. En otras palabras, sacará de la ecuación el riesgo país y tendrá una exposición neta a las acciones de Iberdrola como empresa.

Este sería el verdadero sentido de utilización de un CDS. No obstante, donde hay un mercado hay profesionales y gente que pretende ganar dinero con él. Por ello los CDS tienen un uso especulativo.

También te puede interesar:

Renko Trading (Publicaciones Financieras)

Renko Trading

 

Aviso

Los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74-89% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero al negociar CFDs. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse el lujo de arriesgarse a perder su dinero