Domingo 22 Julio 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

Gestión de riesgos a la hora de invertir dinero: El riesgo de cambio

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El riesgo de cambio, también denominado riesgo divisa es la pérdida que podemos tener cuando realizamos una inversión en una divisa distinta a la nuestra.

Para invertir dinero en mercados extranjeros, es necesario realizar un cambio de divisa. De ahí nace este riesgo. Explicamos en qué se basa con un ejemplo de inversión en acciones de Coca Cola. También indicamos una forma de gestionarlo a través de un producto financiero como son las opciones sobre divisas.

 

 

 El riesgo de cambio

¿Qué es el riesgo de cambio?

Se conoce como riesgo de cambio a los casos en los que utilizamos una divisa distinta a la propia en nuestras inversiones y con el paso del tiempo dicha divisa pierda valor de cotización en el mercado. Es decir que el cambio de divisa después sea inferior al cual tenía en la fecha de su compra.

Cuando se hacen operaciones financieras internacionales, tales como invertir en activos de otros países que tengan una divisa distinta a la común (por ejemplo comprar acciones de una empresa de Estados Unidos, como Coca Cola) y que cotizan en mercados extranjeros, nuestra inversión será cambiada a la divisa local del mercado en el cual cotice dicho activo.

Ejemplo de inversión en acciones de Coca Cola

Volviendo al ejemplo de Coca Cola, si queremos invertir 3.000 euros en esta compañía, antes de comprar las acciones se llevará a cabo un cambio de euros a dólares y la acción se comprará en esta divisa, puesto que Coca Cola cotiza en dólares.

Si por ejemplo el cambio Euro/dólar en el momento de realizar la inversión se supone que está a 1,10 (es decir un euros equivales a 1,10 dólares), nuestros 3.000 euros se habrán transformado en 3.300 dólares (sin descontar las comisiones y otros costes). Con esa cantidad podremos comprar tantas acciones de Coca Cola como nos dé este capital, dependiendo de su precio de cotización.

Pongamos que al cabo de un año queremos deshacer esta inversión. Por consiguiente vendemos las acciones de Coca Cola. Supongamos que no hemos obtenido rentabilidad alguna, para hacer el ejemplo más sencillo. Supongamos que vendemos al mismo precio que compramos las acciones.

Sin embargo, cuando deshacemos la inversión y volvemos a cambiar los dólares a euros encontramos que el tipo de cambio euro dólar está a 1,20 (un euro, equivale a 1,20 dólares). Es decir, el euro se ha apreciado contra el dólar (o el dólar se ha depreciado contra el euro). Nosotros teníamos 3.300 dólares que ahora valen menos.

En el momento del cambio de nuevo a nuestra divisa local (euros) obtendremos un montante de 2.750 euros. Hemos perdido dinero simplemente por el cambio de divisas. Esto es exactamente el riesgo de cambio.

Claro que también podemos conservar los dólares y no cambiarlos a euros hasta un momento más conveniente, pero en tal caso nuestro dinero no estaría en liquidez. Tendríamos el dinero invertido en otra divisa.

 Gestionar el riesgo de cambio

¿Cómo gestionar el riesgo de cambio?

Para gestionar el riesgo de cambio debemos realizar operaciones en el mercado de divisas. También se puede acudir a este mercado con fines especulativos, abriendo y cerrando de cambio con el fin de ganar dinero, pero lo que hoy nos interesa es cubrir el riesgo de cambio.

Existen productos financieros, como las opciones sobre divisas, que actúan a modo de seguro contra el tipo de cambio. Estos productos son muy utilizados en el comercio internacional para conseguir el mismo efecto de cobertura contra el tipo de cambio.

En definitiva, podemos gestionar el riesgo realizando una operación inversa en el mercado de divisas sea a través de opciones, futuros u otro instrumento financiero (incluso podría vale una operación de contado). Los derivados financieros (futuros y opciones) fueron creados para cubrir riesgos.

También te puede interesar:

José Miguel Bastida España