Domingo 22 Julio 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

¿Qué es el apalancamiento financiero?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Podemos abrir una inversión con un capital mayor al dinero que tenemos, para ello se utiliza el apalancamiento financiero. Pero cuidado, debemos saber utilizarlo porque este concepto tiene sus riesgos.

El apalancamiento financiero es una forma de utilizar más capital del que disponemos. Existen varias fórmulas para obtenerlo, además de la utilización de la deuda para multiplicar el dinero de la inversión. No obstante es un arma de doble filo que encierra sus riesgos. Es tarea de un buen operador utilizar el apalancamiento con responsabilidad, criterio y una correcta gestión de los riesgos.

 

 

El apalancamiento financiero

El apalancamiento financiero

Se utiliza este término en finanzas para definir la utilización de algún mecanismo que permita aumentar la cantidad de capital destinado a una inversión. Normalmente suele ser dinero prestado.

La relación entre el dinero total invertido y el capital propio aportado es el ratio de apalancamiento:

Apalancamiento financiero: Valor de la inversión/Recursos propios

Muchos instrumentos financieros permiten utilizar dinero prestado a condición de que tan solamente se deje una garantía en depósito para cubrir posibles pérdidas. Suele utilizarse esta fórmula en derivados financieros (futuros, opciones, CFDs).

Un ejemplo puede ser el hecho de que queramos abrir una operación en acciones del Banco Santander a través de un CFD. En este caso el bróker nos ofrece un apalancamiento de, por ejemplo, 1:200.

Esto significa que si pretendemos abrir una inversión de 200 euros deberemos depositar 1 en concepto de garantía; o lo que es lo mismo, estaremos apalancados 200 veces.

En otras ocasiones deberemos acudir a la deuda para poder utilizar más capital del que disponemos, aumentando así nuestros beneficios si la operación sale bien. Esta es otra forma de apalancamiento financiero ampliamente utilizada por los operadores.

¿Para qué sirve el apalancamiento financiero?

Cuanto más deuda por apalancamiento se utilice nos cobrarán más intereses, esto mina la rentabilidad de la inversión, pero a su vez la multiplica debido a que se multiplica el capital invertido.

Siguiendo con nuestro ejemplo. Si compramos acciones del Banco Santander con un apalancamiento de 1:200 y destinamos 1.000 euros a la inversión, significa que la inversión real hecha en el mercado alcanza los 200.000 euros.

Si en esa inversión obtenemos una rentabilidad de un 15% obtendríamos unas ganancias brutas de 30.000 euros (si restamos las comisiones e intereses por el apalancamiento obtendríamos los beneficios netos).

Esa misma inversión sin apalancamiento (con 1.000 euros de nuestro capital) nos aportaría unos beneficios de 150 euros. En este caso no tendríamos que pagar intereses (comisiones sí, pero menores). Aún así, ganaríamos más dinero porque hemos invertido más capital.

La rentabilidad es la misma, lo que actúa como multiplicador es el capital invertido. Para ello se utiliza el apalancamiento financiero.

¿Para qué sirve el apalancamiento financiero y que riesgos tiene?

Los riesgos del apalancamiento financiero

Hasta ahora hemos visto en nuestro ejemplo un escenario con ganancias, ¿pero qué pasaría si el mercado se gira en nuestra contra y obtenemos una rentabilidad negativa?

Pues lógicamente nuestras pérdidas también se multiplican. En nuestro ejemplo por 200.

Lo que se pretende expresar es que a todos los efectos el capital total invertido define el beneficio, pero también las pérdidas. Si el mercado fluctúa un 5%, obtendremos ese 5% del dinero total invertido; bien sea a nuestro favor o en nuestra contra.

Si tenemos pocos recursos propios y las potenciales pérdidas son altas, nuestro capital corre un serio peligro.

El problema viene dado cuando las pérdidas van acabando con la garantía. En este caso nuestro intermediario o la entidad que nos presta el dinero nos puede exigir más garantías para mantener nuestra operación abierta. En caso contrario la cerrará con pérdidas.

Utilizar un apalancamiento excesivo es la llave para abrir la puerta hacia la pérdida de todos nuestros ahorros. Debemos manejar bien los riesgos de la inversión  y utilizar un nivel de apalancamiento correcto.

No debemos dejarnos llevar por la posibilidad de obtener grandes ganancias, en principio debemos limitar las pérdidas y manejar el riesgo. El apalancamiento por sí mismo no es ni bueno ni malo, depende del operador que lo utilice. Puede hacernos ganar mucho o perder mucho. Se debe utilizar con criterio.

José Miguel Bastida