Martes 20 Noviembre 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

Suspensión y exclusión de acciones a cotización - Introducción al concepto de volumen

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Vimos en otro artículo los requisitos que se le exige a una determinada empresa para poder cotizar en Bolsa (¿Pueden cotizar en Bolsa todas las empresas?). Con motivo de ampliar esta información, hoy hablaremos de cómo una acción de una determinada compañía puede ser suspendida e incluso excluida de la Bolsa.

No es lo mismo la suspensión que la exclusión. La suspensión ya de por sí indica que se trata de una medida temporal y transitoria. Para los casos de exclusión, que suelen ser por circunstancias más graves, la sociedad debe iniciar de nuevo un expediente de admisión a cotización en Bolsa.

 

 

La suspensión de cotización en Bolsa

La decisión de suspender de cotización un determinado título, cómo se ha indicado, suele ser una medida temporal. Generalmente se debe a circunstancias extrañas y cuándo éstas remitan se levantará la suspensión.

El organismo encargado de decidir la suspensión, en el caso del sistema bursátil español es la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Esta institución actúa de acuerdo a la Ley. Dicha Ley marca los supuestos en los cuales una acción puede ser suspendida, por ejemplo:

  • Cuando concurran circunstancias que puedan distorsionar el normal funcionamiento de las operaciones y puedan perjudicar a los inversores.
  • En la presentación de una Oferta Pública de Adqusición o Venta de valores (las famosas OPA,s y OPV,s).
  • La difusión de una noticia, rumor o acontecimiento pendiente de confirmación que pueda provocar grandes variaciones en las cotizaciones de un valor.

La exclusión a cotización en Bolsa

Los supuestos por los cuales la Comisión Nacional del Mercado de Valores decide la exclusión son los siguientes:

  • Cuando los valores no alcancen los requisitos de difusión.
  • Cuando se incumplen las obligaciones de información.
  • Cuando no se alcancen los requisitos de frecuencia de contratación, concretamente cuando en dos semestres naturales consecutivos o tres no consecutivos de seis sucesivos los días de contratación sean inferiores al 25% de las sesiones bursátiles.
  • Cuando el volumen de contratación de un valor, en un mismo período de tiempo, sea inferior al 25% del volumen relativo de negociación nominal de títulos de igual naturaleza.

Además de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, puede ser la propia empresa la que decida voluntariamente solicitar la suspensión de cotización. Pare ello debe formular una Oferta Pública de Exclusión (OPE).

El concepto de volumen

Vamos a entrar en otro concepto bursátil. En los supuestos arriba indicados en los cuales hace mención  al volumen, se trata de la cantidad de acciones que se negocian, es decir, que se compran o se venden en un período de tiempo. Puede expresarse en número de títulos negociados o en nominal (dinero).

Es un concepto relevante porque nos indica, nos mide, la posibilidad de que podamos comprar o vender los títulos que necesitemos en una sola sesión y sin alterar mucho el precio. Por ser un mercado dónde existe mucha gente interesada.

Cuanto mayor sea el volumen, mayores facilidades para negociar nuestras acciones. Es lo que también se llama la liquidez de un mercado.

Un mercado, o un valor determinado, es tanto más líquido como más fácil sea transformarlo en dinero. Es decir, venderlo y lo mismo para poder adquirirlo.

Por lo general los traders, aquellos que negocian activamente con acciones y otros activos, buscan mercados y títulos bastante líquidos.

De esta forma, los aumentos y disminuciones al volumen medio de contratación diario, semanal o cualquier otra temporalidad nos indica si en esa acción ha habido actividad o ausencia de ella.

Esto es una potente señal para determinar si ha habido grandes compras o ventas. La entrada de oferta o demanda masiva en un momento puntual del mercado nos sirve de indicador sobre qué dirección puede tomar el precio. La ausencia también es un indicio.

Para concluir diremos que existe un indicador que relaciona el volumen de contratación con el capital social de la compañía. De esta forma podremos determinar si la compañía cambia de manos sus títulos como se espera. En teoría este indicador debe ser superior al 100%, ya que esto muestra que la compañía es capaz de negociar todo su capital en acciones en un determinado período de tiempo, por ejemplo un año.

Volumen de contratación (o coeficiente de rotación del capital) = (volumen nominal contratado durante un período de tiempo determinado / Capital social de la compañía) X100.

Cuanto mayor sea la rotación del capital más líquido será el activo. Con este ratio podemos comparar el volumen de dos valores porque el coeficiente se basa a su capital social.

Nos vemos en el próximo post.

También te puede interesar:

José M. Bastida, Gestor de Capitales

Aviso

Los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 74-89% de las cuentas de inversionistas minoristas pierden dinero al negociar CFDs. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse el lujo de arriesgarse a perder su dinero