Viernes 3 Abril 2020

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

Gestión de riesgos. Introducción

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Es fundamental para invertir como un profesional tener un conocimiento profuso sobre gestión de riesgos. Para ello lo primero es saber identificarlos, medirlos y conocer nuestra aversión a ellos.

Con motivo de tomar decisiones en nuestras inversiones debemos analizar previamente los mercados y su comportamiento, para ello nos servimos de herramientas tales como el análisis fundamental y el análisis técnico. Ahora bien, la información que nos debe llegar debe ser de buena calidad para determinar el riesgo de mercado y otros tipos de riesgo existentes. También debemos tener presente nuestra capacidad para asumir riesgos y tenerla en consideración. A esto se le conoce como el “perfil de riesgo” o “aversión al riesgo” de un inversor.

 

 

“Si conoces a tu enemigo y te conoces a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si no conoces a tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si no conoces a tu enemigo ni a ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.” 

(Sun Tzu, El arte de la guerra)

La información como base

Un inversor asume una serie de riesgos. Las inversiones se ejecutan en nombre propio se debe estar preparado para las consecuencias, tanto positivas como negativas.

Las decisiones de inversión deben estar guiadas en base a una información. Dicha información es procesada y como resultado se obtiene una conclusión. La conclusión es el razonamiento que nos motiva a operar en los mercados de una forma determinada.

Por tanto, en primera instancia, debemos buscar información de calidad. Esta es la base de toda inversión.

La gestión de los riesgos

Análisis de mercado

Gran parte de los riesgos asumidos vienen de la mano del comportamiento del mercado. Este hecho hace que sea imprescindible un exhaustivo análisis de las fuerzas que determinan los movimientos en el mismo. Sobre este tema se puede ampliar información en los siguiente posts:

El riesgo de mercado es uno de los más visibles y peligrosos, pero no debemos caer en el error y pensar que es el único riesgo al que  nos enfrentamos. Existen productos de inversión que no cotizan en un mercado secundario, en consecuencia no tienen riesgo de mercado, no obstante no les exime de otro tipo de riesgos (riesgo de liquidez por ejemplo).

Identificar y medir los riesgos

Ante dos inversiones que tengan la misma rentabilidad, el inversor escogerá la que presente un menor riesgo. A no ser que sea un adicto al riesgo o un jugador.

Pero primero se deben conocer los tipos de riesgo existentes. En el pasado post definimos el concepto de riesgo e hicimos una división de los mismos a escala general (Los riesgos de invertir en la Bolsa).

El riesgo encierra la posibilidad de obtener una mayor rentabilidad. Riesgo y rentabilidad son dos conceptos ligados. Si el inversor sabe identificar y medir los riesgos puede de este modo controlarlos y ajustar la rentabilidad potencial al riesgo potencial mediante una serie de herramientas.

Identificar y medir los riesgos no tan sólo nos ayudará a reducirlos, también nos ayudará a reconocer si la rentabilidad potencial está en concordancia al riesgo que asumimos.

Riesgo de mercado

Valorar nuestra aversión al riesgo

No todos los inversores presentan la misma aversión al riesgo. Existen personas que, aún teniendo un vasto capital, no toleran una pérdida moderada.

Definir con exactitud el perfil de riesgo es una de las tareas más importantes y espinosas que debe realizar un inversor. Conocerse a uno mismo nos evitará caer en presiones psicológicas que minarán nuestra capacidad de analizar la información de forma objetiva y tomar decisiones acertadas.

Si la inversión le estresa es porque usted está asumiendo más riesgo del que puede tolerar. Cada persona tiene un tope psicológico y un tope económico para acepar riesgos. Dentro de estos dos topes se escogerá el menor.

A groso modo, Los inversores pueden dividirse en función de su aversión al riesgo:

  • Conservadores
  • Moderados
  • Agresivos

Son solo unos baremos orientativos. El capital a invertir dentro de cada categoría es variable, pero no se recomienda para operaciones especulativas que en una sola operación se arriesgue más de un 5% del capital (para el caso de los inversores más agresivos).

José Miguel Bastida