Viernes 21 Septiembre 2018

FEPIX.com. Aprenda toda la verdad sobre los mercados financieros. 

Finanzas personales: El presupuesto I

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hoy veremos la importancia de un presupuesto y cómo utilizarlo de un modo correcto. Con el fin de no dejarlo de lado y lo utilizarlo como herramienta para gestionar nuestras finanzas personales.

José Miguel Bastida España

¿Por qué es importante el presupuesto?

El presupuesto personal nos da la libertad de tener bajo control nuestras finanzas, más concretamente nuestras necesidades de gastos.

 

 

La idea de hacer un presupuesto es utilizar el dinero de la forma correcta, viendo en todo momento hacia dónde va el dinero qué ganamos. De este modo estamos en disposición de elegir qué queremos hacer con él.

Si realizamos un análisis de nuestras necesidades de consumo mensuales y las plasmamos en un papel nos será de ayuda a la hora de planificar nuestras finanzas, elegir en qué gastamos y a su vez realizar los ajustes pertinentes.

El presupuesto es la base para establecer nuestro plan financiero.

Importancia del presupuesto

¿Qué errores cometemos al realizar el presupuesto y cómo evitarlos?

El primer error es plasmar un presupuesto y después no cumplirlo. Esto se debe a que muchas veces miramos el presupuesto como los propósitos de año nuevo. Debemos ser realistas y realizar un presupuesto detallado pero flexible a la vez. El objetivo es que sea fácil de cumplir una vez nos hayamos aclimatado a él en unos dos meses aproximadamente.

El mantenerlo sencillo y de un modo realista nos ayudará a no olvidar el presupuesto personal.

Otro error que se comete a la hora de realizar este documento es asociarlo con los gastos fijos. Por supuesto que en él deben figurar estos gastos, pero no podemos olvidar los gastos variables.

Si por ejemplo nos gusta tomar un café por la tarde, simplemente dejaremos establecido en el presupuesto el coste mensual estimado de tomar café a diario. Después ya veremos si este gasto se puede reducir o suprimir, pero en principio debemos reflejarlo.

Simplemente organizando y ajustando los gastos se puede ahorrar. No por ello debemos empezar a recortar gastos sin parar.

Incluir una partida de ahorro que puede ser un pequeño porcentaje de los ingresos nos ayudará a ahorrar más y mejor. De este modo no destinaremos al ahorro simplemente el dinero que nos sobre a final de mes, si es que nos sobra algo.

El objetivo es destinar algo al ahorro antes de planificar los gastos, puede ser un 2%, un 5% o un 10% de cada ingreso. Apartar ese dinero en una cuenta bancaria, fondo de inversión o cualquier otro instrumento de ahorro (hasta podría valernos una hucha).

 Errores del Presupuesto

¿Cómo utilizar de modo correcto el presupuesto?

El presupuesto debe ser una herramienta liberalizadora, no opresora. No podemos utilizarlo de forma estricta o caeremos en el error de dejarlo en el olvido como se ha descrito anteriormente.

La mejor forma de utilizar un presupuesto es hacerlo por períodos cortos de tiempo, mensual o semanalmente. Realizándolo de este modo tendremos una mayor flexibilidad para ajustar los cambios.

Pongamos un ejemplo de cómo utilizar un presupuesto:

Ha llegado el mes de julio y con él las rebajas de verano. Llevamos una temporada queriendo renovar el fondo de armario. Es una buena decisión financiera esperar a la temporada de rebajas.

Así pues marcamos en nuestro presupuesto mensual un gasto extra de unos 100 € para aquella prenda que necesitamos y que esperábamos adquirir en rebajas.

De pronto nos hablan de un viaje, nos ofrecen pasar un fin de semana en una casa rural. En ese momento no sabemos si estamos en disposición económica de ir. Por lo tanto lo primero que hacemos es mirar nuestro presupuesto y veremos las partidas de gastos que tenemos previstas ese mes.

Vemos que tenemos apuntados 100 € para gastos extra en ropa. Ahí es cuando llega el momento de decidir. ¿Nos interesa adquirir la prenda que irnos de fin de semana o más bien al revés?

Es posible que este viaje nos apetezca y lo necesitemos porque hemos estado trabajando duro. Así pues, decidimos irnos de fin de semana con esos 100€ y posponer la compra de ropa para las próximas rebajas. A fin de cuentas no se trataba de un gasto urgente.

A lo mejor es posible irnos de fin de semana y comprar la prenda si lo ajustamos con otras partidas presupuestarias. El caso es que nos cuadren las cuentas de gastos sin descuidar nuestras obligaciones financieras y el ahorro.

Este el sentido de los presupuestos: Elección y liberalización. No deben ser vistos como algo que encorsete nuestra vida.

También te puede interesar:

Finanzas personales: La planificación financiera

Como llegar a la Libertad Financiera

Aprende a clasificar tus gastos

 

José Miguel Bastida España